Cuando entrenamos producimos sudoración en todo nuestro cuerpo y el cuero cabelludo no es una excepción. El sudor posee una alta concentración de sal que genera sequedad y debilidad en el cabello, ocasionando la rotura de los folículos pilosos y pérdida de brillo.

Debido a su función en nuestro cuerpo, actúa como aislante y es rico en glándulas sebáceas y sudoríparas. Suele ensuciarse con facilidad por lo que requiere cuidados específicos que dependerán del tipo de deporte que hacemos.

En el caso de los deportes acuáticos, ya sea en la playa o en la piscina, las personas que los practican están expuestas a dos elementos sumamente dañinos para el cabello. El cloro y la sal resecan tanto el cuero cabelludo como el vello, por lo que usar un gorro de natación resulta imprescindible para lograr la protección adecuada ante los agentes del agua que lo perjudican. También te recomendamos aplicar antes de entrar al agua algún producto sin componente químico de aclarado para mantener el cabello hidratado.

Cómo prevenir el daño del cloro en el cabello
Primer plano de mujer arreglándose el pelo | Foto Gratis

Para los amantes del running, senderismo y otras actividades físicas al aire libre resulta necesario proteger el cabello de los rayos solares mediante el uso de gorras o sombrero de materiales ligeros y transpirables, de manera que el aire circule y no quede el sudor atrapado en la cabeza cubierta. Si se tiene el cabello largo, es conveniente ejecutar los ejercicios con el cabello recogido, utilizando gomas elásticas forradas de tela o tipo espiral.

Al terminar la actividad, se debe lavar el cabello con un champú suave para asegurarnos de eliminar las impurezas generadas durante el entrenamiento. Además del uso periódico de alguna mascarilla hidratante y con emolientes para mantener la textura del cabello ante la acción del sol, sudor, ligas, etc.