La falta de vitalidad, cansancio e insomnio son algunos de los típicos síntomas que sufrimos la mayoría de las personas cuando llega la primavera. Además, con la llegada de la primavera estamos más horas expuestos a la luz del sol, a una subida de temperaturas, a la aparición de las alergias y a los cambios de hora e incluso de hábitos, siendo las causas que provocan esta falta de vitalidad en nuestro cuerpo.

Para intentar contrarrestar todos estos síntomas y hacer más llevaderos estos cambios es importante fortalecer nuestro sistema inmune, y tomar vitaminas en primavera puede ser una de las principales acciones. Así, conseguiremos combatir los síntomas de la astenia primaveral. Para ello es importante tener una buena dieta con alimentos que tengan un alto contenido en vitaminas, como, por ejemplo: los plátanos, las fresas, los tomates, aguacates, el chocolate negro y el pescado azul.

No obstante, en ocasiones la dieta sana no es suficiente para hacer frente a esta situación en la que nos sentimos con poca fuerza, por lo que es muy recomendable añadir a nuestra alimentación equilibrada un conjunto de suplementos polivitamínicos. Se aconseja complementar estos suplementos vitamínicos con ejercicio físico tres veces por semana para tener un extra de energía y descansar bien, durmiendo un mínimo de ocho horas diarias.

En principio, si tienes una buena salud y planificas adecuadamente tu dieta para que sea equilibrada y cumpliendo tus necesidades, no deberías necesitar tomar estas vitaminas en primavera. Aunque existen algunos motivos por los que, a pesar de esto, sí podrías necesitarlos. Es el caso de las personas cuyo cuerpo y organismo no absorbe correctamente las vitaminas, minerales y ácidos grasos de las comidas, por motivos como:

  • Personas con niveles de estrés elevados.
  • Periodos de enfermedad o convalecencia.
  • Personas de la tercera edad.
  • Mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.
  • Deportista de alto rendimiento.
  • Personas que siguen una dieta restrictiva como veganos o vegetarianos.
  • Bebés lactantes de leche materna.
  • Personas con falta de apetito.

Por lo tanto, ante estos casos, es necesario contar con un multivitamínico o suplemento alimenticio que nos ayude en con estas carencias. Pero antes de tomarlo por nuestra cuenta, es necesario acudir a un médico para recibir el asesoramiento adecuado y adaptado a tu situación clínica. Tomar vitaminas en primavera puede ser beneficioso siempre que se siga un estricto control.